Plantas que nunca debes tener en tu jardín

Si estás planeando renovar tu jardín, piensa dos veces qué plantas incluirás.

Adapta las plantas a tu ritmo de vida y a los integrantes del hogar, más allá de contemplar las condiciones del espacio. Ante la duda, ¡asesórate y pregunta

  1. Agracejo rojo. No te dejes engañar: esta pequeña planta tiende a crecer muchísimo, y ese arbustito tan simpático y prolijo, con el tiempo empieza a agigantarse e invadir tu jardín

2. Enebro trepador. Esta especie comienza a expandirse por el suelo y desarrolla cada vez mayores ramas, al punto que se convierte en un recolector de basura: es casi imposible eliminar la suciedad fuera de la planta, sin dañarla. Por lo tanto, tu jardín empezará a verse desprolijo.

3. Bambu: Es casi imposible de domar y, con el tiempo, continuará extendiéndose a zonas no deseadas.

4. Tanaceto. Esta planta de pequeñas flores amarillas que repele las hormigas, es venenosa, y si tienes mascotas en tu casa, es un NO rotundo para tu jardín.

5. Gloria de la mañana. Es hermosa, pero terriblemente invasiva, dijo la experta en jardinería, Elise Brown. Los que tienen esta especie en su jardín, saben que es una lucha constante extraer las ramas de las plantas que están a su alrededor.

6.  Búgula. Se trata de otra planta súper invasiva, que sólo puede tenerse en áreas muy grandes y separadas de todo lo demás. De lo contrario, es un dolor de cabeza asegurado.

7. Rhododendron. Es una planta bella para decorar un jardín, con sus coloridas flores y espeso follaje verde. Pero ¡cuidado! Es altamente tóxica, tanto para los animales, ¡como para las personas! Es más, si comes sus hojas en cantidad, puede llegar a ser fatal.

8.  Enredadera de trompeta. Esta planta queda fabulosa en cercas o paredes, pero puede resultar muy agresiva para tu jardín, así que, si quieres tener una, deberás hacer un trabajo arduo para mantener bajo control la maleza.

9. Madreselva. Esta enredadera, que queda fenomenal en las cercas y paredes, requiere de mucho mantenimiento y de que la podes cuidadosamente. Si no tienes tiempo o energía para dedicárselo, mejor busca una planta más fácil.

10. Ricino. Este pequeño arbusto de grandes hojas, tan común en los jardines americanos, puede resultar realmente peligroso, ya que sus semillas son extremadamente tóxicas, y si tu mascota o tu niño las ingieren podría ser mortal.

Fuente