Estilo Luis XIV y Luis XV

muebles-moderno-en-estilo-luis-xv-36688Muebles estilo Luis XIV (1643-1715)

El reinado de Luís XIV fue  una era de increíble esplendor. El mármol se usaba para decorar los suelos, los tableros de las cómodas, las mesas y las paredes. Los paneles tallados y dorados (“boiserie”) y los tapices de tamaño gigantesco fueron otra forma favorita de decoración de paredes. Los techos se adornaban frecuentemente con pinturas alegóricas y escayolas moldeadas.

Se utilizaban espejos para acentuar el efecto de la complicada decoración. Los suelos, cuando no eran de mármol, eran de mosaico de madera, con dibujos entrelazados. Sobre ellos se extendían alfombras Savonnerie o Abusson. Se empleaban ricas telas para tapizar.

Los muebles eran robustos y de gran escala. Algunas de las piezas primitivas se hicieron en plata pura; pero más tarde se empleo el roble o el nogal tallado y dorado.

El bronce dorado se utilizaba para las lámparas, los apliques de pared, los candelabros, los relojes y las molduras. Los colores favoritos del estilo Luís XIV fueron los rojos, los azules y los verdes brillantes.

Muebles estilo Luis XV (1715–1774)

Durante el reinado de Luis XV, el estilo barroco fue sustituido por el movimiento rococó, que aportó a la decoración una oleada de fantasía, basado en los motivos de rocas y conchas, este estilo nos ofrece unos muebles mas graciosos y en una escala más íntima.

En esta época aparecen o se perfeccionan muchas nuevas formas, tales como la silla duchesse, la bergére y la chaise longue. También hacen su aparición una serie de nuevos diseños de mesas, entre los que figura la mesa toilette y la de té.

Las madreas mas utilizadas eran las de árboles frutales (especialmente la de peral),k y el ébano. Y los colores de modas los tonos apagados: verdes y azules, suaves, dorados, rosas y beige.

Entre las personalidades que influyeron en el gusto del período se encuentran Cressent, Oeben, la familia Boulle, la familia Martín, Meissonier, pillement, Watteau. Vanloo, Boucher, Fragonard, Chardin y Nattier.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *